Frente a la amenaza del advenimiento de la tercera oleada y con la finalidad de instaurar el principio de autoridad, la Municipalidad Provincial del Cusco intensifica los operativos de fiscalización y control multisectorial. En ese marco, el último jueves 02 de setiembre con la participación del Ministerio Público, mediante la Fiscalía de Prevención del Delito y la Policía Nacional del Perú se llevó a cabo un operativo inopinado en establecimientos del Centro Histórico donde se halló al menos 200 personas en aparente estado de ebriedad que concurrían a locales clandestinos, vulnerando las normas sanitarias vigentes.

El accionar se realizó en coordinación con la Gerencia de Desarrollo Económico y Servicios Municipales y la Dirección de Fiscalización de la comuna central, quienes intervinieron los establecimientos denominados “La Calesa” y “Pakana” y otros, que se encuentran ubicados en la callé Belén, Heladeros, Av. Paseo de los Héroes y Tambo Tambo, que venían operando al margen de la ley, sin la posesión de documentos de autorización, incumpliendo los protocolos de bioseguridad, excediendo el aforo establecido y expendiendo bebidas alcohólicas fuera del horario permitido.

Para los inescrupulosos dueños de los establecimientos nocturnos, ni siquiera el evidente despliegue de fiscalización promovida por parte de las autoridades, evitó que continúen con la atención al público, vulnerando y desacatando el horario de toque de queda, mientras implementaban una nueva modalidad de atención, a puerta cerrada y cerradura asegurada, realizando casi un secuestro de los concurrentes, exponiéndolos a un potencial foco infeccioso, y se ven reforzadas con la instalación de cámaras en los exteriores de los locales para advertir la intervención y eludir las acciones de fiscalización.

El alcalde del Cusco, Víctor Boluarte Medina, quien presidió el operativo inopinado dio cuenta sobre el alarmante hallazgo de los riesgos a las que se ve expuesta la población. “Es importante tener un trabajo articulado entre las diversas instituciones para sancionar estas irregularidades que debemos controlar, vean que ya estamos en toque de queda y no se puede permitir que sigan expendiendo bebidas alcohólicas y menos aglomerando a las personas, promoviendo espacios de contagios”, señaló.

Asimismo, deslindó que estas actividades clandestinas formen parte de la agenda de reactivación económica que alienta la comuna central, y por el contrario, se deben impulsar actividades que garanticen la prevención e inocuidad. “Tiene que haber todo un sistema de cumplimiento de las medidas de bioseguridad, hay horas de reactivar decididamente la economía, pero hay horas donde no se puede permitir este tipo de actividades, no se puede permitir la aglomeración ni la venta de bebidas alcohólicas”, acotó.

Cabe precisar, que frente a esta situación la comuna provincial procedió inmediatamente a clausurar los establecimientos y la incautación de las bebidas alcohólicas, así como sus equipos de sonidos y muebles, por su parte la Policía Nacional del Perú verificó la documentación de los ciudadanos trasladando a la comisaria a las personas indocumentadas, requisitoriadas, menores de edad y a los dueños de los establecimientos para la aplicación de sus respectivas sanciones por atentar contra la vida el cuerpo y la salud pública.

Comentar Aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.