En operativos multisectoriales, la Municipalidad Provincial del Cusco inspecciona más de 300 carcasas por día, interviene fiestas clandestinas y panificadoras dónde se prepara el T’anta Wawa y Pan Caballo.

Ante la celebración de Todos los Santos, la Municipalidad Provincial del Cusco con participación del Ministerio Público, Subprefectura Distrital y la Policía Nacional del Perú iniciaron con las acciones de fiscalización del expendio de carne y carcasas de cerdo, mediante la inspección a los camiones abastecedores y verificación de los establecimientos ubicados en inmediaciones de la Av. Ejército, General Buen Día y mercado Ccasccaparo.

La jornada de fiscalización inició desde el pasado jueves 28 de octubre y se realiza desde horas de la madrugada, coincidiendo con el horario de mayor incidencia en la llegada de los camiones proveedores, para proceder con la certificación que está a cargo de un médico veterinario, especialista en inocuidad alimentaria del Camal Municipal, que por día, realiza la revisión de más de 300 carcasas de cerdo.

El gerente de Desarrollo Económico y Servicios Municipales, Econ. Juan Carlos Galdós, manifestó que las acciones de inspección se realizan con el objetivo de salvaguardar la salud e integridad de los ciudadanos. “Tenemos un importante despliegue de personal de la oficina de Fiscalización, subgerencia de Comercio, Industria y Artesanía, personal de seguridad ciudadana y subgerencia del Camal Municipal, donde se realiza la evaluación de la calidad de las carcasas y una vez se acredite su buen estado, se coloca el sello de seguridad”, puntualizó.

Adicional a la revisión del buen estado de la carne, se debe garantizar su procedencia de un establecimiento formal. “La especialista realiza cortes en las extremidades de los porcinos  para garantizar que esté libre de parásitos, pero también los vehículos que llegan con estos productos  deben provenir de establecimientos autorizados, como los distintos camales municipales de las regiones de destino”, acotó.

La especialista en inocuidad alimentaria, higiene e inspección en carne del camal municipal, Rutbel Castañeda, invocó a la población a efectuar la adquisición de carne de porcino en establecimientos que cuenten con los sellos de seguridad. “La revisión de la carne se realiza haciendo cortes en los muslos y si se halla la presencia de unas bolitas pequeñas de color blanco, cubierto por una mucosidad, entonces podría tratarse de algún parásito que de consumirlo producirá neurocisticircosis”, puntualizó.

De la misma forma, gracias al trabajo de inteligencia se intervino a 400 personas, entre ellos 6 menores de edad que fueron sorprendidos en una fiesta clandestina en el sector de Huayllarcocha a 13 kilómetros del centro de la ciudad camino al complejo arqueológico de Tambomachay. Los operativos también se desplegaron a las discotecas El Caos, Wasicleta y Comiq ubicados en el pasaje Grace, calle San Andrés y Santa Teresa.

Las acciones de fiscalización también se realizaron en las panificadoras y hornos que funcionan en el centro histórico, con motivo de Todos los Santos. En la jornada de control, se evidenció que algunos establecimientos que expenden el T’anta Wawa y  Pan Caballo, no cumplen con los protocolos mínimos de seguridad, motivando la clausura de manera inmediata de una panificadora, por contravenir contra la vida y la salud de los ciudadanos.

Comentar Aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.