Los ambientes del inmueble colonial fueron puestos en valor y servirán para demostrar la danza, la música, imaginería, entre otras que forma parte del Patrimonio Cultural del Cusco.

El Mes Jubilar del Cusco termina con la importante entrega de la Casa de la Cultura, anteriormente conocida como la Casona San Bernardo, inmueble colonial que data del siglo XVII, y que desde ahora, servirá como espacio para que las diferentes expresiones artísticas y culturales se manifiesten, haciendo honor al título que honra el Qosqo, como Capital Histórica del Perú.

Este proyecto, inicio el segundo semestre de 2018 y fue concluida gracias al impulso de la actual gestión. La entrega de la obra, comenzó con un pasacalle de danzas, que encabezó el alcalde del Cusco, Víctor Boluarte Medina, junto a las principales autoridades de la ciudad, después se realizó una homilía y el recorrido de los ambientes, en los cuales se puedo apreciar exposiciones de arte y diferentes expresiones como una clase modelo de ballet, una demostración de percusión y la presentación de la danza Waka Waka de Paucartambo.

La primera autoridad de la ciudad destacó la relevancia histórica del inmueble y expresó que la Casa de la Cultura será el epicentro del gran bagaje artístico con el que cuenta el Cusco: “Este lugar no puede ser más oficinas administrativas, sino que tiene que cumplir su fin y ser una casa para los artistas. Este reciento servirá para alentar la cultura, la creatividad y de esta forma dar a conocer nuestro Patrimonio Cultural Inmaterial y Material.”

“La capacidad de los cusqueños en el arte se demuestra en belleza de sus expresiones. El arte engrandece el espíritu y hace que nuestra materialidad quede de lado. Por eso, el arte nace del sueño, de la visión de lo que nos falta ser. Todo ello se cultivará en este lugar; nos es grato poner la Casa de la Cultura al servicio de los cusqueños y podemos afirmar que el Cusco está floreciendo”, manifestó el burgomaestre.

El residente de la obra, Arq. José Luis Matto Leiva, dijo que los trabajos de Mejoramiento de los Servicios de la Casa de la Cultura consistieron en la puesta en valor de los diferentes ambientes de este inmueble y enfatizó que se respetaron todos los parámetros arqueológicos, los cuales fueron supervisaron por el Ministerio de la Cultura. “Se reconstruyeron los muros, se recuperó los frescos, los líticos y se restauraron los altares. Se han realizado trabajos importantes que permiten tener ahora una  verdadera Casa de la Cultura”, agregó.

Las luminarias fueron colocadas después de un proceso de estudio y corresponden al ornato de la casona; para ello se ha medido los niveles de luz y la altura de los focos en los balcones y pasadizos. Los máximos representantes del arte cusqueño resaltaron la concretización de esta obra, ya que contribuye a que la cultura y las expresiones artísticas continúen desarrollándose y de esta forma alimentando más la grandeza del Cusco inmortal.

La expectativa de la colectividad cusqueña, por esta obra, es grande, ya que el dinamismo cultural de la ciudad amerita un espacio como este. Por eso, la Casa de la Cultura, de hoy en adelante,  impulsará diferentes expresiones artísticas, en especial entre los niños y jóvenes.

Comentar Aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.