Infractores confrontaron y agredieron a autoridades y funcionarios que participaron del operativo multisectorial.

Continuando con los operativos de fiscalización a los locales nocturnos y discotecas del Centro Histórico, el último fin de semana la Municipalidad Provincial del Cusco, junto a la Policía Nacional del Perú y el Ministerio Público, a través de la Fiscalía de Prevención del Delito, intervinieron establecimientos ubicados en las calle Mesón de la Estrella, donde se pudo advertir la presencia de más de 300 jóvenes en aparente estado de ebriedad al interior del local de nombre “TIJUANA” que operaba en la clandestinidad.

Ante la inconsciencia de los malos empresarios y propietarios de este establecimiento que secuestraban a los concurrentes para burlar las acciones de fiscalización y atender a puerta cerrada, los efectivos policiales, nuevamente se vieron obligados a hacer uso de la fuerza, quienes provistos de herramientas como combos y cinceles realizaron la rotura de las cerraduras y acceder al interior del establecimiento. Uno tras otro, a empujones y caídas, se retiraban los irresponsables jovencitos que al ser conminados por las autoridades, no tuvieron el mayor reparo que agredirlos, propiciando incluso la caída del Fiscal de Prevención del Delito.

El gerente de Desarrollo Económico y Servicios Municipales, Econ. Juan Carlos Galdós lamentó que se siga presentando este tipo de incidentes que se constituyen en una bomba de tiempo y un atentado contra la salud pública. “Hemos sido testigos de una situación que pudo terminar en tragedia, que puedo haberse salido de control y gracias a la pericia de la policía no se llegó a mayores; sin embargo no se pudo contener la aglomeración de las personas, que por un lado los expone a un riesgo potencial de contagio y por el otro el riesgo de asfixia al estar encerrados en un espacio muy pequeño”, señaló.

El funcionario municipal ponderó que es prioridad de la actual gestión realizar todo tipo de acciones de control que eviten el ejercicio de actividades que pongan en riesgo la salud de la población, más aun cuando se tiene en ciernes una amenaza de la tercera ola del virus. “La disposición del alcalde es clara, nos ha delegado la responsabilidad de establecer una dinámica de trabajo articulado con la policía y fiscalía, es una situación que no solo compete a las autoridades sino a la misma población que no asume un nivel de consciencia”, puntualizó.

En tanto el Fiscal de Prevención del Delito, Poblete Barberis, refirió que se sancionará con todo el peso de la ley a los malos empresarios que lucran a expensas de la salud de los ciudadanos. “Se iniciará una investigación exhaustiva de quienes son los dueños, administradores y trabajadores de dicho local que huyeron con el grupo de personas, tenemos los videos de seguridad y boletas de venta con el nombre de los responsables, este es un delito penal que juega con la vida de los cusqueños”, señaló.

Cabe precisar que la comuna provincial a través de la Gerencia de Desarrollo Económico y Servicios Municipales, la Sub Gerencia de Comercio, Industria y Turismo, la Subgerencia de Seguridad Ciudadana y Dirección de Fiscalización, clausuraron de inmediata del establecimiento e incautaron las bebidas alcohólicas, así como los muebles y equipos de sonido para evitar su reapertura. En tanto la Policía Nacional del Perú condujo a los infractores hasta la comisaría para imponer las sanciones correspondientes.

Comentar Aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.