La feria se realizó en el patio principal del Palacio Municipal y contó con más de 50 vendedores.

Con la finalidad de preservar las tradiciones y en el marco de la reactivación económica, la Municipalidad Provincial del Cusco, a través de la Gerencia de Desarrollo Económico y Servicios Municipales,  dio la oportunidad a los miembros de la Asociación de Artistas y Artesanos “Niño Doctorcito de la Merced – Cusco” de expender sus productos en el patio principal del Palacio Municipal, respetando todos los protocolos de bioseguridad.

Los artesanos cada año realizaban la feria en la plaza de Espinar por bajada de Reyes y a causa de la pandemia este año ofrecieron imaginería, ropa para los niños Manuelitos y restauración de las imágenes en el patio de local del palacio Municipal.

El alcalde del Cusco, Víctor Boluarte Medina, resaltó el apoyo de la Comuna Central a los artesanos cusqueños: “Siempre estamos prestos a colaborar con  nuestros hermanos artesanos, por eso les hemos brindado un espacio momentáneo para poder reactivar su economía, que fue duramente golpeada por la pandemia. En la Municipalidad Provincial del Cusco apostamos en la reactivación económica, pero de manera segura y responsable.”

Así mismo, la primera autoridad de la ciudad, participó en el  tradicional cambio de ropa al Niño de la Espina, costumbre  cusqueña que significa el final de la Navidad.  “Este día, de Bajada de Reyes, es especial para muchos cusqueños. Recordamos al Niño Manuelito y guardamos los nacimientos. Todo ello es una importante tradición en nuestra tierra, que no se puede perder. En la medida que mantengamos nuestras tradiciones, cultura, peculiaridad y patrimonio, seguiremos siendo un destino atractivo en el mundo, no solo por nuestra riqueza material, también por la inmaterial.”

Por último, los artesanos expresaron su agradecimiento a la Comuna Provincial por brindarles el apoyo para realizar esta tradicional feria de manera garantizada y respaldar las tradiciones cusqueñas, ya que como señalan, la venta de estos productos se remonta a inicios del siglo pasado. Hasta el Palacio Municipal, llegaron familias, quienes fieles a la costumbre compraron ropas para sus niños, otros hicieron restaurar sus imágenes.

Comentar Aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.