La magia y misticismo envolvió al Qosqo Llaqta. En “Encuentro de los dos tiempos”, el alcalde Víctor Boluarte, renovó su compromiso de seguir trabajando para forjar un mejor futuro.

Luego de dos años de pandemia, la Escenificación del Inti Raymi retornó con todo su esplendor, generando gran expectativa en la población y visitantes de todos los confines del mundo, quienes vivieron de forma presencial, la puesta en escena de más de 800 artistas, que dieron vida a la majestuosa ceremonia andina.

La primera autoridad de la ciudad, Víctor Boluarte Medina, ponderó la importancia de revalorar la identidad cultural y a su vez, promover una recuperación económica. “Siempre es emocionante renovar la identidad y tradición; eso nos permite la Escenificación del Inti Raymi, que es muy significativo porque vuelve luego de dos años de pandemia, el 2021 se hizo sin público y esta vez se hace apoteósicamente. Solo en el Mes Jubilar arribaron más de 60 mil visitantes y se logró la venta de butacas en más de 80%, lo que nos permite alentar la reactivación económica”.

El día central de los festejos por el Mes Jubilar inició con el paseo de la bandera, donde el alcalde del Cusco, Víctor Boluarte acompañado del Concejo Provincial y las principales autoridades políticas, civiles y militares de la ciudad, con ferviente orgullo izaron la bandera del Tahuantinsuyo y entonaron el Himno al Cusco en quechua.

El Haukaypata fue el escenario del esperado “Encuentro de los dos tiempo ”, dónde el Intiq Churin o Hijo del Sol, hizo la entrega del quipu sagrado a la primera autoridad provincial para iluminar su buen gobierno, quien a su vez, se comprometió a guiar los destinos de la Ciudad Imperial bajo los principios de la prudencia, justicia y honradez.

“Hay un diálogo donde el Inca alza sus oraciones para que el Sol regrese y los buenos tiempos vuelvan, así también comparte con el alcalde el compromiso de trabajo para que el Cusco florezca”, enfatizó Boluarte Medina.

En la explanada del Sacsayhuamán, se realizó el culto al Tayta Inti, dónde el ejército de los 4 suyus y el séquito imperial rindieron su informe. Asimismo, en un hecho sin precedentes, en el rito de la chicha, se incorporó el Parlamento de la Coya revalorando así la fecundidad de la Pachamama y la participación de la mujer andina.

“En otrora la Coya únicamente servía la chicha para que sea entregado al Inca, en esta ocasión hay una pequeña participación, donde explica la procedencia de la bebida sagrada, que es fruto del trabajo de los hombres y la fecundidad de la Pachamama, De esta forma, se Revalora el rol importante que cumplía la mujer en el imperio”, detalló el presidente del Directorio de EMUFEC, Fernando Santoyo Vargas.

Por otra parte, el funcionario realizó un balance sobre la repercusión en la actividad turística que generó las actividades conmemorativas. “Con el trabajo de promoción que realizamos a nivel internacional, los flujos de la actividad turística ascendieron a un 40%, es decir, tenemos un balance positivo de reactivación económica”.

De esta forma, retornó la magia y misticismo. La Fiesta del Sol volvió a bendecirnos para prodigarnos su protección, augurando bienestar progreso y florecimiento para la ciudad.

Comentar Aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.