Mediante la rifa “Kusisqa Yanapakusunchis” buscan apoyar a los niños, niñas y adolescentes de las 3 Casas Acogidas.

La Municipalidad Provincial del Cusco, dentro de una de sus políticas principales esta la del servicio a los más necesitados y para ello, a través de la Sociedad de Beneficencia se realizan diversos trabajos en las Casas de Acogidas (CAR), donde muchas niños y adolescentes han encontrado una familia, después de haber perdidos la suya o sufrir diferentes problemas como abuso sexual y maltrato.

El gerente de la Sociedad de Beneficencia del Cusco, Jesús Palomino Gonzales, agradeció el apoyo de la primera autoridad de la ciudad, Víctor Boluarte Medina, e indicó que esta institución está realizando una rifa a la cual han denominado “Kusisqa Yanapakusunchis”, que tiene como propósito ayudar a las Casas de Acogidas que dirige está institución. “Esta rifa servirá para que los niños, niñas y adolescentes que han comenzado una serie de cursos como amigurumi y lettering, los cuales queremos continuar impulsando, para que cuando cumplan 18 años puedan emprender su propio negocio si ellos y ellas lo ven por conveniente”, explicó.

Los premios serán manualidades, prendas de vestir, postres, velas artesanales, joyería, artesanía,  entre otros, objetos que están hechos por los niños, niñas y adolescentes de las Casas de Acogidas María Salome Ferro, San Judas Chico y Virgen Natividad.

El gerente recordó que la Beneficencia cumple un papel trascendental en la ciudad, ya que tiene bajo su administración los cementerios de Almudena y Huancaro; así como, las tres Casas de Acogidas antes mencionadas y el Centro de Salud Mental San Juan Pablo II, los cuales están al servicio de los más necesitados y a quienes les brindan un hogar.

La directora de la CAR San Judas Chico, Nayda Villavicencio, dijo que este establecimiento, más allá de brindar alimento y techo a niñas de 4 a 18 años, que por diferentes motivos fueron abandonadas, les ofrece una familia y la posibilidad de tener una vida diferente, ya que trabajan en superar los traumas psicológicos.

Finalmente, los niños pidieron a los cusqueños participar de la rifa, la cual pueden adquirir en la oficina de la Sociedad de Beneficencia, ubicada en la calle San Andrés 318 o mediante las páginas oficiales de dicha entidad.

Comentar Aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.